Diseño de producto

Transformando retos en soluciones

La curiosidad y la empatía son, junto a la creatividad, los pilares del Design Thinking.

Poniéndonos en lugar del usuario, estudiamos las diferentes formas posibles de resolver sus necesidades. Poniéndonos en lugar del cliente, contrastamos cual es la mejor forma de llevar a cabo el producto en términos de coste, beneficio y viabilidad industrial. Y por supuesto, cuidando nuestro propio ego profesional, nos encargamos de que el diseño sea lo más parecido a una obra de arte. Mediante el apoyo en el diseño técnico, las herramientas 2D y 3D, y en una continua comunicación con el cliente, al final de esta etapa podemos presentar un concepto técnico-visual completo y factible de lo que será el producto final.